Mi corazón trazado en tinta... Las mejores entradas de Presentimientos

martes, 7 de marzo de 2017

💖Tu amor me causa dolor - Capítulo 9





     Hacia una semana que  Ricardo se había ido al cielo, pero jamás podría acostumbrarme a su ausencia, esa alegría que me rescataba de mis tristezas, el verdadero amor había estado siempre frente a mí, no en mi verdugo, sino en mi mejor amigo.

      Mis pensamientos fueron interrumpidos por unos toquidos en la puerta, estaba en casa, eran  vacaciones de semana mayor, algo que no ayudaba mucho a mi tristeza.

       Era Oswaldo, un empleado de Ricardo, traía consigo una pequeña caja, sólo me dijo:

-Buenos días maestra... Le traigo esto, mi patrón lo compró para usted, antes de que…bueno, él pensaba pedirle matrimonio, usted sabe que él me tenía mucha confianza, me dio  a guardar esto para usted, iba a dárselo cuando le propusiera matrimonio, aquí lo tiene maestra…Días antes, él me encargó mucho que cuidara de usted, que curioso, como si hubiera presentido que se iría. Bueno, aquí tiene, y ya sabe, cuenta conmigo para lo que guste…

     La caja contenía una exquisita cadena con el dije de una margarita…y una tarjeta:









Guardé cuidadosamente la tarjeta.    Esa mañana, mientras anudaba mi dije al cuello, mirándome al espejo, logré sonreír con una extraña alegría, Ricardo seguía ahí, a mi lado, el cielo no se lo había llevado del todo y de pronto, mientras me preparaba para salvar mi día  empecé a tararear una canción…
“Ricardo…”
Me había olvidado por completo de mi verdugo que seguía levantando murallas y pareciera que a la  muerte de mi amigo  se  había engrandecido.



-¿En qué piensas?-Me había preguntado  mientras desayunábamos-No me lo digas, en Ricardo. No pensé que te afectara tanto ¿Hasta cuándo vas  a superarlo? Bueno…
-Fue el mejor. El mejor amigo que pude tener
-Pues, al menos no tendré que preocuparme por pagarle, le debía demasiado dinero…-El comentario sarcástico acompañado de una risa burlona lastimó mi corazón y levantándome de súbito me fui a la habitación. No tenía humor para su crueldad.

La actitud lo ofendió tanto al grado de seguirme

-Me dejaste con la palabra en la boca
-No es así, tengo cosas que hacer
-Estas muy alzada, que no vuelva a suceder.

         Estaba ya en mi tocador, en mis manos el pequeño cuadro de margaritas, que me regalara mi amigo, en mi mente una plegaria

“Ricardo, ayúdame por favor, dame las fuerzas que necesito”

-¿Supones que me llevaré esta camisa al trabajo? ¿Se te ha olvidado cómo planchar?-La voz molesta de mi verdugo me devolvía al presente.
Entonces, con una fuerza inusitada, hablé:

-Si no te gusta como plancho, llévala a la   panchaduría
-¿Qué estupidez estás diciendo?

-Lo que oíste…-una cachetada me impidió terminar la frase,  me había tirado sobre la cama, apretando mi cuello, una sombra oscureciendo su mirada, mientras en voz muy baja me decía:

-Si esto es lo que quieres, golpes, púes te los daré

-Déjame… Suéltame...-Le supliqué, tuve mucho miedo, fingí sumisión porque sabía que sólo eso me salvaría…Julián estaba fuera de control, a diferencia de otros tiempos en que súbitamente cambiaba de actitud pidiéndome perdón casi instantáneamente en esa ocasión su ira no desaparecía, pero hubo algo, algo lo detuvo y me soltó.
-Perdóname…
Mi súplica lo había calmado y poniéndose rápidamente de pie se marchó.

        Tan pronto como se fue, tomé una maleta y eché algo de ropa, subí a mi auto y me fui a casa, sin rodeos, sin más, me dirigí a mis padres que estaban juntos en la sala, los cuales después de ver la maleta se veían entre sí.
         Sin fuerzas para continuar fingiendo, les conté todo, la farsa sostenida por tanto tiempo, la violencia de la que había sido objeto,  mi padre se había levantado recibiéndome en sus brazos, maldiciendo por mi dolor.

💖💖💖💖💖


    Algunas semanas después, cuando en mi alma había un poco de calma, decidí ir a casa por mis pertenencias, habían cambiado la cerradura.
       Una mujer que al parecer no se sorprendía al verme entró y rápidamente salió con los papeles que la acreditaban como dueña, entonces recordé…Había amado y confiado tanto en mi verdugo que le había firmado una carta poder para el pago de  los  servicios y con ese documento la había vendido. A punto del colapso me retiré, cómo podía haberme hecho eso.

       Cuando llegué con mis padres, no sabía que hacer…Cómo decirles que no sólo había perdido mi corazón, mi dignidad…sino que lo había perdido todo… Pero lo hice.    

      Cómo cuando era una niña de seis años papá me arropó entre sus brazos al tiempo que me decía:

-Estoy yo aquí, soy tú padre y esta es tu casa…Deja que ese infeliz siga cavando su propio  infierno.








16 comentarios:

  1. Maria,

    Que diferente está o seu blog. Está em processo de mudanças? Sinto a falta de muchas cosas, principalmente na coluna da direita.

    Bom... Apreciado está o capítulo 9 desta sua saga de muito dolor. Júlian só piora. Não há mais Ricardo. Ao menos, diante dos últimos, dramáticos e violentos eventos da parte do verdugo, você tomou a sábia decisão de partir ao encontro da casa paterna. Talvez, agora sim, haja de fato um recomeço. Porém, pelo visto, tenho a sensação de que muitos tumultos ainda não lhe devolverão a uma situação de tranquilidade mais plena e segura. Veremos. Espero que não demore a alcançar dias melhores. Este sofrimento tem que acabar.

    Beijos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Olá céu, não, eu não fez alterações para o blog
      Eu corri para fora Ricardo, mas livre do meu algoz ... Obrigado por terem vindo e por sua fidelidade às minhas letras e minha pessoa ....
      Beijos milhares, milhares e um grande abraço ...!!!

      Eliminar
    2. Já entendi o que aconteceu. O seu blog estava abrindo para mim na versão para telefones móveis.

      Eliminar
    3. Eu realmente também foi aberto nesta versão em algum post ... Mas você pode ler bem?
      Graças aos céus

      Eliminar
  2. Que coisa estranha. Depois que publiquei o comentário, todo o seu blog voltou ao que era antes. Toda a coluna da direita, com seus arquivos, prêmios etc., voltou a aparecer. Antes não estava visível. Nem o cabeçalho com as pequenas fotos.

    Beijos.

    ResponderEliminar
  3. Hola María, poquito a poco has ido revelando la crueldad del verdugo hasta el punto final.
    Como no podía ser de otra forma, la mejor manera era salir del infierno conyugal al que estabas sometida.
    Creo que unos padres son los mejores receptores para superar ese amor que te causo tanto dolor.
    Desgarrador lo de Ricardo, espero que este fuera un punto de inflexión para tu vida.
    Besos María y gracias una vez más por estar en tus martes de Presentimientos en todo lo alto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Miguel...Mi padre en una ocasión me dijo que cuando mi madre lo aceptó como esposo él le juró que nunca permitiría que ella o yo sufrieramos,que siempre se encargaría de hacernos felices...Esa promesa era lo que a mi me detenía de no decirle mi dolor,porque mi felicidad era su tranquilidad,sin embargo,todo tiene su límite y hasta el corazón más enamorado se cansa de un amor cuando éste le causa tanto dolor...El regreso a mis padres fue como llegar de una isla perdida y en ellos encontré la paz,la paz de un verdadero hogar...
      Gracias por llegar querido y darle fuerza a mis Presentimientos,besitos,miles...!!!

      Eliminar
  4. Hola! Me ha gustado mucho tu relato. Desgraciadamente, hay mucho casos de este tipo, pero no todas son capaces de romper con el verdugo (como lo llamas en la historia). El maltratador sabe como hacerlo para que la otra persona dependa de él, y así consigue que incluso después de muerto la víctima piense en él de forma melancólica.
    Un abrazo, un gran relato :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Holla Maria...!!! Me hace mucha ilusión tu visita...Como bien dices y por desgracia hay muchos casos así,el mensaje aquí es que si yo pude levantarme y estar de pie,todas podemos hacerlo...Gracias por llegar,te mando besitos y un gran abrazo,todo un gusto conocerte...!!! :)

      Eliminar
  5. Gran padre tuviste. Estas personas no saben que poco a poco cavan y labran su propio infierno. Esta es la causa por la que siempre te persigue y que por desgracia te perseguirá hasta el día en que se muera, no saben amar ni saben ser correspondidos por eso quieren llenar ese vacío que tendrán hasta el día en que se mueran buscando a esa persona que supo amarles y ellos no supieron o no quisieron corresponder. Un abrazo desde Bilbao.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Manu,si tuve un padre maravilloso,un hombre fuerte que daba su vida por la felicidad de mi madre y la mía...Y si,el verdugo siempre busca atar,pero el pasado,es pasado y ahí debe quedar...Como bien dices,son personas que no saben amar y eso es algo con lo que siempre tendrán que cargar...Gracias por llegar a mis Presentimientos...Yo te mando,besitos y abrazos mi chico de Bilbao...!!!

      Eliminar
  6. Hola mi querida Amiga Maria me a encantado estas MARAVILLOSAS LETRAS Tu padre fue una persona muy especial por que te enseño unos valores que no están en los libro y tu Maria as heredado esos valores aplausos desde el palco un abrazo muy grande amiga feliz semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querido Isidro Cristobal del Olmo,siempre fiel a mis letras y a mi persona...Gracias infinitas por ESTAR...Y por dejarme un comentario tan bello....Recibo feliz los aplausos desde tu palco,besitos miles amigo mío...!!! :)

      Eliminar
  7. Hola María, por fin la decisión del valor y coraje, aunque muy dificil tomar por la presión tanto física como psicológica que el maltratador ejerce sobre la mujer (en éste caso tú) maltratada. No sé por qué, pero no me espero una continuación tan plácida, creo que no ha acabado tu presidio con ésta narración. Me resulta poco probable que aunque venda todas tus pertenencias, y hayas abandonado el hogar conyugal, renuncie a la posesión más preciada que todo maltratador posee: La mujer a la que violenta. Creo que aún nos relatarás (a pesar tuyo y al nuestro también), algún que otro episodio de intransigencia machista. Espero equivocarme y que a partir de aquí empiece una vida llena de alegría e ilusión. Abracitos mi amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Salvador...Si,gracias a Dios tuve el coraje de dejar ese amor que me causó tanto dolor...Efectivamente.la manipulación psicologica en esas circunstancias es muy fuerte...Muchos o muchas podrían decir...Porqué simplemente no lo dejaba? Pero,no es tan sencillo...Y eso es algo que tú has logrado captar plenamente....
      Gracias por tu visita,me hace mucha ilusión tenerte cerca...Yo también te mando abracitos cargados de cariño...!!! :)

      Eliminar