Mi corazón trazado en tinta... Las mejores entradas de Presentimientos

martes, 24 de abril de 2018

💖Amores y amigas desesperadas - Novela completa

       Capítulo 1




     Mi padre y yo compartíamos muchas cosas,tan pronto como llegué a la adolescencia comencé a acompañarlo en sus diligencias,él siempre procuraba hacerlo en las tardes de esa forma yo no desatendida mis estudios. Cuando concluí mi carrera normalista mi apoyo era más sólido a la vez que iba aprendiendo a moverme en las esferas tanto políticas como sociales.

       Salir con papá  era sin horario de vuelta pero me gustaba hacerlo, así que acostumbraba cargar con un portafolio ejecutivo  que de ejecutivo solo tenia el nombre, en su interior,  era  el custodio de un “lonch”, mi poemario,algunas plumas, dos gastados libros de  Sor Juana y los Hermanos Grimm, de modo que cuando sus asuntos lo retenían  mas del tiempo necesario lo esperaba en el auto o en alguna banca escribiendo o leyendo, ahuyentando los recuerdos que de tanto en tanto llegaban sin ser invitados.     

         Había ocasiones en que me bajaba con él ,cuando la diligencia ocupaba respaldo, con mi portafolio en mano papá me presentaba como su licenciada, no especificaba que mi licenciatura era en Educación, mi presencia y fino portafolio rara vez fallaban. Había casos complicados, contra  Inmobiliarias que se vendían a empresarios, lobos sagaces que solo veían por sus intereses mezquinos y ambiciosos, llegaban a ofrecerle a mi padre fuertes cantidades de dinero a cambio de abandonar a los pobres necesitados, él nunca aceptó, siempre defendió  a la gente humilde a la que querían despojar de lo único con lo que contaban, su vivienda. Mi padre ayudó a tanta gente, que no podría decirte tantos nombres. 

                     Perdón por la pausa…me ganó el sentimiento….



      Ese verano,mi padre presentaba un leve problema de salud, en apariencia nada grave, pero si de cuidado, tuve que llevarlo al Hospital aunque era un verdadero niño rehusándose a ir al médico y casi tuve que subirlo a empujones al auto para llevarlo.    

     Aprendí algo de primeros auxilios con mi madre y al hacerle la toma de presión me di cuenta que estaba muy alta.

         Ese día, como todos lo que vivimos ya estaba predestinado, nos atendió un enfermero  tan gentil como atractivo, sus ojos de mirada tierna  llenaban de luz  tanto como su sonrisa .El “CLIC” fue instantáneo, era como si nos hubiésemos conocido desde siempre, fue amable y paciente con los berrinches de mi padre ,al que  canalizaron y  dejaron en observación, papá  me decía en su mirada  “NO ME DEJES SOLO” y el atractivo enfermero también pareció leerle el pensamiento porque  me  permitió quedarme con él.
         Aquella noche, en el cuarto de la Clínica   leía  a mi padre uno de mis poemas.
-¿Qué te parece papá?
-Muy bonito hija, deberías de publicarlos, podemos hacerlo
-Mmm...Quizás, algún día.
-¿Escribes poesía?  ¿Me permites? –En ese momento, al darle mi poemario me pregunté cuanto tiempo había estado el apuesto enfermero detrás de mi  y si me había escuchado mientras recitaba a mi padre uno de mis poemas, sentí el calor del rubor ascender a  mis mejillas.
Esperaba ansiosa su comentario, pero solo sonrió, entonces, después de una pausa, me comentó:

-Yo también escribo poesía, me reúno con un grupo de amigos algunos cantantes, otros poetas, tienes un bonito estilo, deberías de publicarlos. Porqué no los musicalizas? así con las ventas podrías pagar la publicación, tengo una amiga que podría ayudarte, mira, te daré la dirección, te esperare, nos reunimos todos los viernes.

      Mi padre nos veía sospechosamente, como pensando ¿QUÉ ESTÁ PASANDO AQUÍ?... 

-Mi hija es muy inteligente, es maestra,…-Y empezó como siempre lo hacia hablando maravillas de mi. ¡Me abrumaba…!!  Pero mi recién amigo solo reía y al despedirse me dijo:
-Te esperaré, esta es la dirección-El muy tramposo incluía en  su tarjeta, su mejor sonrisa.



   Al día siguiente, dado de alta mi padre, camino a casa, empezó el interrogatorio…

-¿Vas a ir? Deberías hija, te hace falta salir y  olvidar todo el dolor que te causó…ya sabes…
-Lo se papá… ¡OYE…!!!  Yo debía de regañarte  me apenaste diciendo tantas cosas lindas de mi.
-Porque me siento muy orgulloso de ti… sólo un idiota en este mundo no se daría cuenta lo que vales hija, ya conocimos a ese idiota, no creo haya mas como él…Bueno,esperemos que no haya mas.

Y ambos reímos.

     Liberada de los yugos de un verdugo mi alma estaba en paz,ávida de vivir,pero debía tomármelo con calma,porque un corazón cautivo por tanto tiempo era más fácil de ser seducido por la más pequeña ilusión, sin embargo, era viernes, tomé la tarjeta que me diera el enfermero...Antonio,ése era su nombre...Y si, decidí acudir, me agradó la idea.

      Más tarde, al bajar del auto, con mi poemario abrazado al pecho decidí que era tiempo de compartir poesía y hacer nuevos amigos.

Hasta mis oídos llegaba el ritmo de un conjunto musical….Una aterciopelada voz cantaba al ritmo de la bossa-nova…alguien gritaba:  ¡CUMBIA!!!

      Una silueta  se había asomado por el ventanal de la casa, minutos después, una mujer morena de rizada y espectacular cabellera negra se acercaba  al portón de la entrada regalándome una sonrisa.

-Hola, soy Lilì-sus  grandes ojos negros, de estudiada coquetería...me sonrían, -Pasa María, Tony me ha dicho que vendrías…Bienvenida cariño.-Me decía saludándome con un beso en la mejilla, como si fuésemos grandes amigas, al sentir su cercanía, tuve un buen “presentimiento”…y le devolví la sonrisa a quien se convertiría en una de mis más entrañables y queridas amigas.








     Para continuar leyendo la novela sólo dale clic al titulo de cada capítulo y llegarás directo a cada historia...Gracias por seguir conmigo. 


                                                     Capítulo 2



                                                     Capítulo 3 
                                                     

                                                     Capítulo 4  



                                                     Capítulo 5  



                                                     Capítulo 6  



                                                    Capítulo 7




                                                     Capítulo 8 




                                                     Capítulo 9 



                                                     Capítulo Final 







martes, 17 de abril de 2018

💖Llevé un corazón al Río

      

      En la vida hay ángeles terrenales, señales de Dios o el Universo si quieres llamarlo así, pero todo tiene una razón, sólo que a veces, ignoramos esas señales, quizás cegados por la decepción de un mal amor o el vació de la perdida que nos deja su dolor.     Y uno de mis ángeles terrenales ha sido sin duda,La hermana Río. Ella es la religiosa más dulce y noble que haya conocido. Fue mi mejor amiga, mi paño de lágrimas cuando no podía decir a mis padres que me estaba consumiendo el mal de amor.  La hermana Río solía decir, previendo la incredulidad  "Estos hábitos no me hacen ignorante ante el sufrimiento del amor y de la vida". También me hablaba de que la lucha entre el bien y el mal, están latentes en cada día de nuestra vida, a los días de sufrimiento ella los llamaba "Tiempos de prueba".

   En ese tiempo yo vivía una gran decepción, porque , aunque se dice que nadie muere de amor, yo casi muero. En ese tiempo comprendí que lo único que podía ayudarme a salir de mi dolor era la fe en Dios. Me ofrecí a un voluntariado con la hermana Río, entre semana era preparada junto con otras mujeres por el sacerdote del Santuario, los fines de semana marchábamos  a difundir el mensaje de la sagrada palabra, la colonia donde me tocaba dar la  doctrina estaba bastante  retirada de casa y decidí que debía dar más de   mi humildad así que me iba y regresaba caminando.

              Era una Colonia inhóspita, de jóvenes que sólo sabían delinquir, de miradas en las que solo  se filtraba el dolor, no el de la decepción, sino uno más profundo, el de un alma en caída libre hacia  a los vicios y su  perdición, llenarlos de esperanza al escuchar sus rebeldías, saber que  se sentían comprendidos, hacerles ver que después de todo no es tan mala la vida, alimentaba mi alegría.

           Y  ¡volví...! Porque el corazón por  muy irreparable que parezca, milagrosamente, el corazón vuelve  a reconstruirse, a envolverse en cálidos   sueños, listo, limpio, dispuesto a volver amar.

       Por dos años ininterrumpidos ofrecí mi servicio al santuario y fueron dos años en los que mi fe se fortaleció .En los que me perdone por recriminar  a la vida tanto dolor por un amor cuando hay tantas desgracias y sufrimientos mayores a mí alrededor. Sí, muchas veces creemos el mundo cae sobre nosotros, sólo hasta que vemos a los lados y nos  damos cuenta que hay verdadero dolor, más allá del corazón.      

      La hermana Río me enseñó que hay días de grandes pruebas, que el mal se presenta en diferentes formas, sí, que  el diablo viste a la moda, mayormente hoy cuando hay quienes ya ni siquiera creen en Dios. 
  La santa hermana tuvo que partir a otra ciudad, es como si todo hubiese estado predestinado, como si Dios hubiese dicho "estás curada, y la hermana Río debe continuar curando otros corazones". Y así fue y así sucedió.


      Cuando mamá falleció, tuve que hacerme cargo de todo. Volví al santuario para ordenar su misa de cuerpo presente. En la oficina estaba un joven sacerdote, cuando entré, sus ojos se posaron en mi y sacudieron mi alma. Es tan parecido a Jesús. No dejaba de mirarme mientras tomaban mis datos y yo, estaba, como una estatua hasta que la voz de la secretaria me trajo al presente:
-Yo la recuerdo- Me dijo- usted venía con la Hermana Río.
-Si- fue toda mi respuesta. Dejé mis datos y me retiré, al despedirme, la secretaria me dijo:
-Debería de volver-  Y el sacerdote me lo pedía también en su mirada. Yo, sólo volví a decir:
-Si, gracias...
         Meses después me encontré con una compañera del grupo de la madre Río que me dijo:
-Cuando vienes a apoyarnos? te necesito.  

Dos meses después me encontré a otra amiga del Santuario que me dijo:
-Deberías regresar, me haces falta.   
     Tres mensajes y yo nada. Si, la vida y el mundo está lleno de señales.Más, la hermana Río también solía decirme, todo tiene su tiempo y su momento.
     Mi fe es muy fuerte, me aseguro de que los niños en mi familia reciban los santos sacramentos y ninguno de ellos falta a la iglesia y son niños buenos. Yo también asisto y promuevo mi fe en la forma que puedo. Lo que nunca olvidaré es aquellos tiempos de un corazón partido que para sanar, tuve que llevarle al Río.  





       Yo...Como te he dicho antes. No soy una experta en el amor,pero si se gracias a ese lapsus de dolor, que si por amor hoy has caído, veas a tu alrededor que hay en el mundo mucho más dolor, que un corazón partido.    


    Me reservo el derecho de decir el verdadero nombre de la Hermana Río por respeto a su vida y a la congregación a la que pertenece. Actualmente viaja por toda latino américa, la última vez que supe de ella se encontraba en Costa Rica, desde acá, mi amor y mis bendiciones para ella y su santa vida.


martes, 10 de abril de 2018

💖Incorruptible

    


    En la vida y en el amor no todo es gloria e infierno,por fortuna hay otros amores que hilvanan esta muchas veces ajetreada humanidad. Te hablo del amor platónico, ese amor que te llena de ilusión pero que en tu interior sabes que no irá a más pero tampoco quieres dejarlo pasar.

     Un amor que no podrás tener, pero que tampoco lo quieres perder. No se si me explique, es, ése amor que sabes que no será para ti, pero tampoco quieres dejarlo partir. Egoísmo? quizás si. Ernesto llegó a mi vida cuando más errante y derrotada me sentía, sin mi padre, a solas,tratando de salir adelante, busqué un lugar donde refugiarme. Otros tiempos,otros lugares.

      Particularmente esa tarde mi amigo estaba muy pensativo,habían dado la alerta de  una venta de droga, la denuncia había sido echa por la esposa del traficante, cuando llegaron al domicilio, el hombre,sospechando la traición   estaba golpeando a su mujer, los compañeros de Ernesto tuvieron que detenerlo porque  casi lo mataba a golpes, pero todo eso no le dejaba mucha tranquilidad. Ernesto era un policía incorruptible.

-Siento que tu trabajo sea tan duro- Le dije

-Al infeliz no le quedarán ganas de volver a golpear a una mujer, sino me lo quitan lo mato.

-Bueno, pero cumpliste con tu deber.

-Si María, pero a cuantos jóvenes no logró enyerbar ya con su maldita droga?discúlpame, no hablemos ya de eso, cuéntame de tu trabajo, cómo te ha ido?Necesito olvidar este mal trago. 

       Después de esa platica, pasó mas de una semana sin recibir la visita de mi amigo. Algo inquieta fui a la comandancia a preguntar por él. No me dieron buenas noticias. Ernesto había sido atropellado por un auto a gran velocidad, al parecer, según comentaban sus compañeros se trataba de una  venganza por el ultimo operativo que había realizado.






    Tan pronto como pude fui a  buscarlo,su madre apenas y abrió la puerta.

-No quiere ver a nadie maestra.

-No,señora,seguro no sabe que soy yo,dígale que

-Lo sabe, pero no quiere ver a nadie, mi hijo ha quedado invalido, nunca mas podrá volver a  caminar.  
La señora cerró la puerta dejándome enmudecida con la  noticia. Pero cuando de amor o amistad verdadera se trata,siempre,siempre hay que dar la pelea.


        De regreso a casa , desvanecidas las lagrimas,saqué mis cuentos,mis dibujos y comencé a  trabajar en ellos,la imagen de Ernesto no se apartaba de mi mente.
Al día siguiente con mis notas y dibujos en mano,falté al trabajo y fui nuevamente casa de Ernesto, su madre, no parecía sorprendida de verme.


-Buenos días señora, ya se que Ernesto no quiere ver...a nadie pero él es mi amigo ,déjeme pasar, si después de verlo él me rechaza le prometo no regresar.

Su madre aceptó y entré.

   Ernesto se encontraba en la parte trasera, en el jardín,ni siquiera percibió mi presencia, pero, al tocar sus hombros pude sentir su tensión y un agudo cuchillo de dolor atravesó mi corazón, me senté frente a él,pero su mirada era indescriptible,era... como si mi amigo se hubiera ido. 



Permanecí un silencio,miles de palabras iban y venían a mi mente,pero solo balbuceé:

-Hola

Y después de una larga pausa,continué:



-Recuerdo aquella tarde en que andabas dando tu rondín y llegaste para ver como me encontraba, hacia unos meses que había fallecido papá, yo, me sentía tan triste, te habías salido del trabajo para acompañarme, no hallabas que hacer para animarme,me propusiste que jugáramos a DE QUE TIENES MUCHAS GANAS y no me dejaste en paz hasta que te dije:

-Quisiera ver bailar a un "striper" 
Y tú  bailaste para mi. Cuando fue tu turno me dijiste que no me haría mal decir algunas groserías,me dijiste:
-Si,tengo muchas ganas de escucharte decir groserías.

Y me hiciste gritar malas palabras,me decías,grita,anda, dilas....Ajajajajaja...hasta la vecina Bertha llegó a preguntarme si todo estaba bien porque creyó que estábamos peleando...Nunca en mi vida había dicho tantas groserías y me había sentido tan bien. Nunca olvidaré eso, como tampoco que cuando mi padre vivía y discutía con mi hermanos, si él te llamaba dejabas lo que estuvieras haciendo para llevarlo a conmigo. Ernesto, déjame corresponder a lo mucho que me has dado, no me apartes de ti.



-No quiero tu lastima.

-Eso jamas, mira te he traído algo, es un cuento, se titula EL POLICÍA-Entonces comencé a narrárselo, como lo hacia con mis alumnos, como si le hablara a un niño. Al terminar, mi amigo, aquél de mirada adorable, volvió.

-Tú lo escribiste?

-Si

-Me gusta, también los...dibujos

-Ernesto, eres el mejor policía que he conocido, Cuando empecé a escribir los cuentos sobre las profesiones, lo hice pensando en que hay valores que se deben fomentar en los niños, para que en un futuro ejerzan con verdadera profesión su vocación,como lo has hecho tú. Si esto progresa,si logro,con mis cuentos sembrar en los niños el amor a su profesión, habrá muchos Ernestos, ejerciendo con lealtad y honradez. Eres mi mejor amigo, anoche me la pasé escribiendo y dibujando este cuento, inspirado en ti.

-Lo lograrás,triunfaras con tus cuentos

-Si eso sucede,te quiero a mi lado,querrán conocer al policía que los inspiró.


   Mi amigo sonreía tímidamente, hay momentos en que no se necesitan de muchas palabras, tomó mi mano y la llevó  a sus labios, luego gritó:
-Madre, ven a ver lo que me ha regalado María..!!



     Empezaba el invierno, pero la calidez del momento nos entibió,ese tarde me quedé con él hasta caída la noche mientras su madre nos hacia de cenar llena de entusiasmo. 






     La fortaleza de Ernesto fue y es  una inmensa prueba de valentía, no maldecía reclamando al cielo "Porqué a mi?", tampoco se mostraba arrepentido de haber cumplido cabalmente con su deber, le preocupaba causarme lastima, pero aún así, ancladas sus piernas a una silla de ruedas, aquella tarde al sonreírme y abrazarnos, pude sentir hasta donde una amistad puede sacudir tu alma y llenarte de luz.
     Cuando veo a mis alumnitos vestidos de policías, cuando logro una exitosa actividad el recuerdo de mi amigo invade mi corazón, sé, que al igual que Ernesto hay muchos policías leales a su profesión ,por ello mi intención de fomentar los valores vocacionales, el mal sigue avanzando, debemos preparar a nuestros mejores soldados.


      Ahora lo sabes,mis presentimientos,no es sólo hablarte de mi, sino de mis amigos y amigas... ELLOS y ELLAS,son el eje fundamental de estas letras.




         En estos últimos meses, mi trabajo en la Fundación que presido ha logrado muchos e importantes avances, es un proyecto con el que estoy muy comprometida y donde promuevo en los niños los valores vocacionales de los diferentes oficios y/o profesiones más comunes de nuestro entorno, El policía es uno de ellos. Si no has tenido la oportunidad de verlo te invito a hacerlo.



In memoriam de E.L.

martes, 3 de abril de 2018

💖Corazón sombrío




          Dicen  que no todo lo que brilla es oro y  hay algo de razón en ello…creo que gran parte de la sociedad se deja llevar por las apariencias y…a veces, las apariencias engañan.
       Si de algo puedo sentirme orgullosa es de contar con amigas y amigos que aunque tienen un nivel de solida economía y visten de finas prendas,  no se dejan llevar por las apariencias, que no discriminan, que son sencillos y no presumen de vivir en la opulencia.
       Hace unos días me reuní con un amigo,Luís, es diseñador gráfico, de los mejores, corrijo, el mejor para mí. Si lo ves en la calle y eres prejuicioso no creerás en su talento pues viste extremadamente gótico, es silencioso, envuelto en un halo de  prendas oscuras y gafas también oscuras, con una mochila de Goku a cuestas, si te lo encuentras, no querrías  tenerlo cerca.
      Sin embargo, es un hombre muy noble, inteligente y talentoso.
      Cuando nos encontramos él venía caminando por la acera, pude percatarme que un oficial motociclista lo seguía de cerca, justo en ese momento me aproxime saludándolo con un beso en la mejilla, el oficial bajó de su moto pidiéndole que se detuviera para revisarlo.
-No traigo nada...-le había dicho mi amigo extendiendo sus brazos a los lados, pero el oficial ya estaba abriendo su mochila, no había nada, ni siquiera cigarrillos, sólo un grueso libro de dibujo, folders, todo eso que él usa para dibujar.
-Que sucede oficial? Algún problema?
      Sin embargo antes de que el oficial me contestara llegó César, otro amigo mío, el dueño del local de donde íbamos a reunirnos, vestido como un dandi se acercó sonriente, saludando a mi gótico amigo, palmeando su espalda, el oficial al ver la familiaridad con que un hombre de talla impecable nos saludaba, cerró la mochila y acomodándose el caso se despidió.
-Vete con cuidado le dijo – Con cuidado debería de  andar él pensé en decirle yo.
      Esa mañana me sentí algo indignada por la actitud del oficial pero a la vez muy orgullosa de César, él no conocía a mi amigo Luis, era la primera que lo veía pero tuvo la inteligencia y audacia de comprender la situación que se estaba dando y actuar de manera determinante. Abrazándolo como si fuesen amigos de toda la vida. Dándole la solidez que su presencia impecable proyectaba. Hay mensajes subliminales, ése lenguaje "no verbal" que puede dar un apoyo a favor o en contra. 
       Me pregunto, ¿Cuántos jóvenes no son detenidos, enjuiciados, tan sólo por su vestimenta o actitud…? muchos, si, cada día más. 



     Hace días leía una frase “No hay un solo corazón que valga la pena” Y me llené de desolación, esa frase me entristeció, no sé en qué se habrán inspirado, pero no podemos ir proclamando mensajes desalentadores….No se puede seguir por ese camino.  
    Recuerdo que en una ocasión uno de los detractores de mi padre le dijo:
Usted no va a cambiar al mundo….Mi padre le respondió: “El tuyo no, pero si puedo cambiar el mio” Si, mi viejo era muy audaz cuando se trataba de poner a cada quien en su sitio. 

    Creo que lo que vuelve al mundo más conflictivo es la actitud de jueces ante lo que no nos gusta y el abuso de autoridad que sobrepasa lo permitido.
    Pero sea que nos guste o no corazones góticos, de roca o divinos, todos merecen la oportunidad de ser queridos. 








   Aunque tengo autorización para decir los nombres de mis amigos he decidido cambiarlos por respeto a sus vidas.